12 abril 2013

El mito, sus funciones - Clase del 25 de marzo de 2013 - Parte 6

Bernini, rapto de perséfone


El mito cumple diferentes funciones, una es la de humanizar la naturaleza, que acechaba a aquel hombre tan desprotegido del comienzo de los tiempos históricos. La única forma de apaciguar sus angustias, era la de animar a esas fuerzas naturales. Aparecen así los dioses, a los que con el tiempo, se les van uniendo epopeyas, leyendas.




El mito es eficaz durante un tiempo y luego cae. Los dioses mueren: Dionisio, Apolo, tuvieron sus tumbas, sus mitos habían perdido eficacia. 

Pero en ocasiones los mitos sobreviven. Tomemos el caso de Deméter, diosa de los cereales, que tenía su templo en Eleusis. En 1802, ese templo estaba en pie y se mantenía en pie una colosal estatua de la diosa, a la que los campesinos, que eran cristianos desde hacía 1800 años, consideraban protectora de sus buenas cosechas.  Cuando los arqueólogos se llevaron la figura, la primera cosecha fue mala, y los campesinos se quejaban amargamente, atribuyendo a la pérdida de la imagen, la mala suerte.



Deméter, sobrevivió en Europa a través de figuras y personajes, en los que a primera vista no se reconoce a la vieja diosa.

Hay mitos que siguen los ciclos de la vegetación, especialmente neolíticos. Muchos mitos tienen que ver con esos ciclos de surgimiento y muerte.

El de Isis y Osiris, el de Afrodita y Adonis, éstas son parejas. En cambio en el de  Deméter y Perséfone, no,  son madre e hija. 




Según él, Perséfone iba por el campo juntando flores, cuando Plutón emergió de su reino subterráneo en su carro y, la secuestró. Deméter buscó a su hija por todas partes, se estableció en Eleusis cuando el sol, le confesó que había sido raptada. Como era diosa, Deméter sentencia que hasta que no le devuelvan a la hija, el cereal no volverá a crecer, lo cual implicaría el hambre. Zeus, preocupado, pacta con Plutón, Perséfone ascendería del submundo siempre y cuando no comiera ningún fruto. Plutón le tiene una trampa, le da a probar una granada, ella come. Así consigue que Perséfone pase 6 meses con su madre en la tierra y 6 meses con él en el inframundo. Esta es una explicación del ciclo del cereal,  que aparece y muere.


 

Deméter, palabra que probablemente venga de la denominación de la cebada, primer cereal que cultivó el hombre, tuvo su templo y su rito en Eleusis.  Era un culto hermético. Los cultos podían ser abiertos a todos, o secretos, sólo para iniciados, los que se llaman misterios. En un primer momento el rito a Deméter, consistía en pedirle cereal, luego esto evoluciona. Una vez que el hombre calma sus primeras necesidades, aparecen otro tipo de preocupaciones. Había observado la analogía entre su vida y la semilla, la cuestión era  saber si luego de la muerte, habría una nueva vida para el hombre, como sí pasaba con el cereal que cada año resurgía. Así los ritos eleusinos, se transformarían en una forma de acceder, para sus creyentes, a las llaves de las puertas del paraíso. La posibilidad del  conocimiento de una vida futura.



- El dejar la semilla en la mujer - nos dice Irma, pensativa,  en nuestro encuentro.

Es así, sobreviven en nuestro lenguaje aquellos mitos y pensamiento mágico, y no nos detenemos a evaluar el sentido, ni el origen remoto, de nuestros refranes y metáforas.

El rapto de Perséfone de Bernini (detalle)






Acerca de este blog

Intentando releer la historia, despejándola y despojándonos de los mitos dolientes que nos condenan a los planos segundones de participación.

¡A no llorar que siempre fuimos protagonistas!

  © Blogger templates ProBlogger Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP